jueves, 3 de noviembre de 2011

Los intentos suicidas de Marula

(Aclaratoria: Marula es mi duiker (especie de antílope) que crié desde que tenía 2 semanas de edad. Muchas noches sin sueño, obsesión sobre su salud, un par de patadas y cabezazos después mi enana tiene 5 meses y es una personalidad independiente.)


La adolescencia, también llamada por mi madre la aborrescencia, es aquella etapa de la vida en la que, aparte el repudio a la autoridad y la rebeldía sin causa, nos creemos invencibles. Marula –mi pequeño antílope- no es la excepción. Marula es muy tonta. La he criado tan bien que todos lo aman y es el antílope más sociable del mundo. En cada tour es la sensación. El pequeño detalle ahora en su fase adolescente, es que cree que todos los que consigue en sus exploraciones son buenos y la quieren. Tonta, tonta, tonta.

Hace un par de días en el tour, ella decidió seguir a la multitud y se metió en la jaula de Guardian – un Black Eagle. Aunque Cody y Brad digan que ella entró sola, yo creo que, aunque plausible, es mentira. Guardian la vio y dijo “M m m, qué rico” y bajó cojeando, acechando y “corriendo” a comerse a la mongólica que decidió comerse las hojas muertas de la jaula del águila. Menos mal que Guardian no puede volar. Cody y Brad lo vieron a tiempo y corrieron a salvarla, tratando de que Guardian no la agarrara mientras cojeaba a una velocidad sorprendente.  Ella, sin darse cuenta de NADA, seguía ahí feliz de la vida.

Dos días más tarde Erin estaba paseando a Bullet -nuestro cheetah de 1 año- para prepararlo para un evento en el Kruger, en el que iba a actuar de “embajador” de su especie.  Marula vio a Bullet y decidió ir a saludarlo. A Bullet lo pasean con un arnés, 2 correas, 2 personas. Es un poco complicado pero a pesar de todo, sigue siendo un animal salvaje y es, sin duda alguna, muy fuerte. El arnés, las 2 personas y las 2 correas casi no fueron suficientes para contener el ataque de hambre de Bullet cuando vio a Marula. No sé por qué pensó que agua en la boca de un gato salvaje equivalía a una bienvenida. Creo que eventualmente alguien la asustó para que se fuera mientras Erin y Laura arrastraban a Bullet hacia otro lado. El comentario del día: your baby tried to feed herself to Bullet.



Tonta, tonta, tonta.