sábado, 5 de noviembre de 2011

Pedicure

Todas las niñas son vanidosas. A todas nos gusta ponernos ese algo extra (que en algunas se convierte en exceso de maquillaje) para llamar la atención de esa persona específica. Un peinado diferente, maquillarnos los ojos, cambiarnos los zapatos mil veces antes de salir, taparnos las ojeras, es algo básico ya. El mundo natural no es diferente para sorpresas de muchos. No porque seamos humanos y estemos podridos en muchos aspectos quiere decir que los animales siempre sean mejor que nosotros.

Las rinocerontas son un caso particular y divino de coquetería inherente, natural y simple. Cada vez que se bañan, después de secos días sin lluvias, un par de gotas de agua les hacen las uñas a la francesa. No les cuesta nada y quedan hermosas. Más blanco y definido ni con Ariel. No son mejores que los humanos pero definitivamente sí les sale más barato!.

Rinocerontas 100 -  Mujeres 0