viernes, 4 de noviembre de 2011

Trap Cameras


Entre la variedad de tareas que comprende mi trabajo, una de ellas es chequear las “Trap Cameras”. Se trata de unas cámaras que se disparan por sensor de movimiento, escondidas en lugares estratégicos de Nhoveni – al lado de agua básicamente. Si se preguntan por qué al lado del agua, think harder. Cada vez que alguien llega de Nhoveni (antes de las 5 de la tarde porque si no me arrecho) es algo parecido a la Navidad. A veces las cámaras me sorprenden con unas fotos bellísimas, de esas que me hacen sonreír y me ponen de buen humor automáticamente.  Son fotos que la pura casualidad las hace aptas para RMTF (Roberto Mata, etc.).  Exposición perfecta y combinación hermosa y además, una carga emocional que es difícil de poner en palabras. Es un sentimiento que nace cuando vez la foto por primera vez.Se aprende de animales y se desarrolla una rapidez interesante para escanear las foto, contar lo que haya que contar o lograr ver que ahí a la izquierda, no, un poco más a la derecha, no, más abajo, detrás de la pata de ese elefante, hay un hipopótamo en el agua.  ¿Lo mejor de todo? Hay algunos animales que no abandonan el área y que veo a menudo. Mi mejor amigo es el waterbuck de un cacho y medio. Estoy enamorada de todos los elefantes, y las jirafas tomando agua siempre me matan de la risa.