domingo, 18 de diciembre de 2011

Jessica the Hippo


Un día en que lo necesitaba mucho, decidí salir con una amiga a ir a conocer a “Jessica Hippo: World Famous Hippo”.  Si el hipopótamo más famoso del mundo vive cerca de ti, pues lo más normal es obligarte a ir a conocerlo. Sería como mudarte a NY y nunca ir a ver la estatua de la libertad.

Decidimos ir a ver Jessica en el camino de tierra Essex. Cuando llegamos, no estábamos seguras de estar en el lugar correcto, pero cuando vimos al hipopótamo nos sentimos un poco mejor. El famoso “tour” consiste en ver un mini documental sobre Jessica y hablar con el dueño de cómo la crió mientras le das comida. 


Un ex ranger, que mató alrededor de mil hipopótamos en su vida, se topó con una huerfanita un día y cambió su vida por ella. Eventualmente consiguió una esposa y una madre humana para Jessica. La mujer me recordó a Maléfica, dice quererla como una hija pero yo creo que es más por el show que por otra cosa.

Viven al lado del río Olifants, que se conecta directamente con el parque Kruger. Jessica va y viene como le parece y comparte su tiempo entre humanos e hipopótamos salvajes. Cuando se fastidia de un animal, va flotando para el otro. Toma 20 litros de té al día y unos cuantos kilos de comida. Yo le di un tetero de té y un beso a un hipopótamo que huele a pescado, lo que es irónico porque los hipopótamos son vegetarianos. Yo le di un beso a un hipopótamo!. El recuerdo creo que siempre me va a hacer sonreír. Le di un beso al animal que más mata gente en África al año y fue todo un amor. Yo creo que mi vida es muy fina y todos los días doy gracias.

El tour no solamente fue fotográfico, aprendimos también algunas cosas sobre los hipopótamos: los machos jamás atacan a una hembra –TOMEN NOTA HUMANOS- "sudan" color rojo (que no es sudor si no una segregación aceitosa para mantenerse húmedos cuando están fuera del agua) y pueden dormir de pie. Me encantaría tener la última facultad. Son animales increíbles y enormes. Me decepcioné un poco cuando vi que si le doy una nalgada su cuerpo no se hunde y se mueve, sino que es tieso y duro.

Existe mucha polémica alrededor de Jessica. A pesar de que es un hippo semi salvaje y de que considera a sus humanos como su familia, sigue siendo un animal salvaje que en cualquier momento puede volverse loca. El período crítico puede ser cuando tenga un bebé. La única vez que mi perro me mordió fue cuando tuvo cachorros –tenemos una relación de amor puro- no quiero imaginarme uno de hipopótamo. Aparte de esto, hay quienes afirman que éste ranger y su esposa son dos inconscientes que la usan como fuente de ingresos y que darle té es lo peor que pueden hacer. A mi me daba curiosidad y por eso fui. No puedo decir que vive mal, que la maltratan o que no tiene una relación profunda con su papá humano. No parece estar mal y sí, es una mina de oro, pero también los es el centro en donde trabajo, ¿dónde está el límite entonces?. Yo prefiero mantenerme alejada de la polémica y concentrarme en el hecho que por primera vez en mi vida estuve tan cerca de un hippo.


El tour duró unos 20 minutos, más o menos el tiempo que me tomó escribir esto. Pero YO le di un beso a un hipopótamo. Regrese a mi casa muy feliz y con el ánimo muy arriba.