jueves, 7 de junio de 2012

Acacia Grandicornuta.


Fgasa pide que una persona que digne llamarse ranger sepa al menos unos 30 árboles típicos de su zona de operación. Yo no soy de aquí así que no tengo más opción que aprenderme todos los que a Allan se le antojen. Fíjense en los árboles de la ciudad. ¿cuántos reconocen a primera vista? Mangos y samanes no valen. Yo me fijaba poco. Ahora mi cerebro está obsesionado.

Aprender a reconocerlos no ha sido fácil. Hay árboles que a distancia se parecen entre ellos, cuyas hojas son más a o menos del mismo tamaño y cuyo tronco es de color diferente, dependiendo de la edad. Los Jackalberry los confundo siempre con cualquier otro árbol, no importa que edad tengan.

La primera semana Allan y Sly fueron pacientes, explicándonos cada árbol, dándonos tips para reconocerlos, haciéndonos ver el tronco, las hojas y la forma general del mismo.
La segunda semana, la paciencia se acabó. 3 árboles mal identificados mientras manejábamos, sale bajarte del carro y correr en frente de la Land Rover, hasta que ellos decidan que basta. Con mis tobillos de hierro me da pánico caerme y que me pise el carro. Tocando madera – nada ha pasado aún. Divertido es cuando corres y te dicen “keep your eyes open for buffalo and ellies”. Claro, no sólo se van a morir del susto y me van a matar si no que después se van a burlar de los dos mongólicos que corren en frente de un carro sin motivo aparente. Éste método definitivamente incentiva a aprendértelos más rápido. En la tercera semana, Allan y Sly decidieron que si nos pelábamos un árbol o el nombre de algún camino, teníamos que abrazarlo , gritar su nombre y decir que lo queríamos. “I love you Jackalberry!” se escuchó muchas veces de mí mientras abrazaba a un árbol que no me devolvía el amor.  Abrazar árboles no duele, a menos que te topes con una de esas acacias llenas de espinas, entonces la perspectiva cambia.

Por ahora nos hemos tenido que aprender más de 30 árboles africanos. De estos 30 árboles no sólo tenemos que sabernos los nombres científicos, sino también los usos medicinales, tradicionales e industriales. Hay que saber que el Leadwood, el que tiene el tronco que parece piel de cocodrilo, tiene una madera tan pesada que si la tiras al agua se hunde, que la Falsa Marula es el árbol del olvido, que se usa en rituales entre enemigos que buscan la paz, que el Weeping Wattle tiene hojas tan suevas que tradicionalmente se usan como papel toilet, que las acacias tienen uno de los sistemas de autodefensa más interesantes que hay, que el Tamboti es sumamente tóxico para los seres humanos, si inhalas el humo cuando lo quemas, te intoxicas, que el Apple Leaf es llamado también el árbol de la lluvia por un pequeño gusano que mientras se come la savia del árbol, bota la misma cantidad de agua, formando charcos a la base, que el Buffalo Thorn, con sus espinas que apuntan hacia delante y hacia atrás representa la vida para los Shangaan, puedes querer ir hacia delante, pero siempre va a haber algo que te jala hacia atrás, que con las ramas del Magic Guarry puedes hacer un cepillo de dientes.

Mi acacia favorita se llama Horned-thorn (Acacia grandicornuta). Eso de grandicornuta me causa una gracia infinita, me dan ganas de reír. La acacia montacachos. La verdad que las espinas – las cuales son hojas que evolucionaron a través de milenios – dan miedo. Abrazarla duele.  Mi árbol favorito es la Marula, como mi pequeña antílope.

Soy una nerd de los árboles. Son finísimos.